• Dólar
  • BNA $182.50 ~ $190.50
  • BLUE $382.00 ~ $386.00
  • TURISTA $300.30 ~ $313.50

20 C ° ST 20.7 °

Unión Radio 91.3 en vivo

No podés

Increíble: unos argentinos "durmieron" a un francés y se llevaron de Qatar la pelota del 3-2 de Messi a Francia

Un par de hermanos hinchas de la Albiceleste logaron quedarse con la pelota de la final que fue a parar a la tribuna tras engañar a un hincha galo que la agarró para poder llevársela.

(Captura: Telefe)

23 Diciembre de 2022 21.53

La Selección Argentina le ganó la final del Mundial de Qatar 2022 a Francia y se consagró campeón del mundo. Aunque ya hayan pasado varios días, la emoción aún sigue latente y aún siguen vivas las anécdotas de un final histórico para el país tras 36 años.

Millones de personas lo vieron por televisión, otros miles más en vivo desde el Estadio Lusail, y unos de esos hinchas de la Albiceleste tuvo un privilegio particular: se quedó con la pelota del último gol de Lionel Messi.

La anécdota del emocionante “souvenir” es insólita y díficil de creer, una muestras de una pasión desbordante sin pies ni cabeza. 

A los 108 minutos del partido, tres de comenzado el segundo tiempo extra, Messi empujó la pelota al arco y marcó el 3-2 parcial para Argentina sobre los galos. Juan e Ignacio, dos hermanos que estaban en el estadio y vieron como un jugador de la Scaloneta pateó esa pelota que fue a parar a una tribuna. El primer afortunado fue un francés, pero no contó con la “estrategia” de los argentinos para poder quedársela.

"Tuvimos la suerte de que uno de los jugadores de la Selección Argentina la reventó hacia el bloque que estábamos nosotros y cayó muy cerquita nuestro, no nos cayó justo a nosotros pero cuando vi que cae cerca mío voy a ver la pelota y la tenía un francés", dijo uno de los hermanos en una entrevista con Telefe desde Castelar.

"Al francés le explique que la pelota se tenía que devolver a la policía. El francés me la entrega a mí. Después la pelota no la largaba por nada del mundo"explicó.

"Vino uno de los policías a pedírmela y no me la podía sacar. Cuando vino el supervisor me dijo: 'esta bien, se pueden quedar la pelota, es de ustedes', explicó. Y añadió: "Y el encargado de hacer el operativo de distracción para que no me saquen la pelota fue mi hermano".