• Dólar
  • BNA $132.00 ~ $140.00
  • BLUE $289.00 ~ $294.00
  • TURISTA $217.80 ~ $231.00

17 C ° ST 16.28 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Bodegas de Argentina exigió al Gobierno suspender las retenciones al vino embotellado

La cámara empresaria que nuclea a la mayor parte de las bodegas del país busca poder mantener las ventas.

13 Julio de 2022 00.17

Mientras la flamante ministra de Economía, Silvina Batakis, delinea el rumbo de una economía renga y el relato del Gobierno es el crecimiento económico, los números de exportaciones en el 2022 no acompañan las afirmaciones oficiales.

Bodegas de Argentina (BdA), la cámara empresaria que nuclea a la mayor parte de las bodegas del país, le reclamó al Ejecutivo nacional que suspenda las retenciones (una alícuota del 4,5% de derechos de exportación al vino embotellado) para poder mantener las ventas.

En el primer semestre del año se redujo un 6% el volumen de vino embotellado exportado, comparado con el mismo período de 2021, según el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Esas exportaciones alcanzaron 100,9 millones de litros. En tanto, en 2021 fueron 107,1 millones de litros. Eso se traduce en un total de 387,1 millones de dólares exportados en 2022, mientras que en 2021 fueron US$ 391,4 millones.

"Venimos de un período extenso de atraso cambiario sostenido, y por distintos factores tenemos inflación de costos que superan con creces la inflación local. Solamente las botellas subieron más de 60% en lo que va del año y la uva más de 80% versus el año pasado", afirmó Patricia Ortiz, Presidenta de BdA, según recogió el medio mendocino Los Andes.

Botellas de vino. Foto Shutterstock/Archivo
Botellas de vino. Foto Shutterstock/Archivo

Desde BdA señalaron que los números de ventas contrastan fuertemente con la capacidad exportadora mostrada en los últimos años. Las exportaciones de vino embotellado crecieron 9,3% en 2021, un 5,3% en 2020 y 1,37% en 2019. Más allá de las variaciones, las exportaciones de vino fraccionado no logran desde 2010 superar sostenidamente los 200-220 millones de litros por año y los 800 millones de dólares por año en valor.

Argentina es el quinto productor mundial de vino y está entre los diez exportadores mundiales. El sector reclamó que las retenciones para un producto tan particular como el vino eran contraproducentes, porque "se trata de una bebida con base agraria con mucho valor agregado y marca en góndola".

"Es un producto muy sensible en precio tanto para los clientes importadores como para los consumidores globales, por lo que cargarle derechos de exportación es muy riesgoso", estimaron.

 

Un contexto desafiante

 

Por su parte, Francisco do Pico, vicepresidente de BdA, agregó que el contexto macroeconómico local "cambió con respecto a 2018", cuando volvieron a gravarse con retenciones las exportaciones de vino. A esto se le suma un contexto global desafiante, con costos logísticos que se triplicaron y mercados que traccionan menos por diversos factores.

"Cuando el tipo de cambio comienza a correr muy por detrás de la inflación de costos, los márgenes de exportación se reducen dramáticamente. Nosotros no podemos trasladar la inflación a los precios en el exterior", sentenció.

Y agregó: "Simplemente nos dejan de comprar si quedamos desfasados de precio en comparación con proveedores de otros países". "Acá estamos hablando que por mucho menos de un dólar se te cae un cliente", concluyó.

Mejores Vinos Argentina en Mendoza. Foto Cecilia Profético/Archivo.
Mejores Vinos Argentina en Mendoza. Foto Cecilia Profético/Archivo.

El director de Comercio Exterior de BdA, Ramiro Barrios, consideró importante recordar que el vino argentino paga aranceles para ingresar a distintos mercados en todo el mundo, "aranceles que se suman a las retenciones y le cuestan a nuestra industria más de US$ 40 millones por año", aseguró.

El arancel promedio para el vino argentino, explicó, es de 5% cuando se contemplan mercados centrales como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, México, Unión Europea, China, entre otros.

"La cuenta neta de retenciones, reintegros a la exportación y aranceles de ingreso nos da una cuenta negativa", dijo.

 

Trabas a las importaciones

 

Según explicaron desde la entidad vitivinícola, a todas estas problemáticas se le suma el efecto negativo por las dificultades al acceso de dólares para la importación de insumos, y el pago de servicios en el exterior.

"En paralelo, en Brasil se anuncian medidas para bajar 20% el arancel del vino extrazona, lo cual agrega competitividad a los vinos europeos. El actual es un panorama muy adverso para nuestras exportaciones", enfatizó Barrios.

BdA dijo que suspender temporalmente los derechos de exportación "permitiría liberar recursos de las bodegas para reinvertir en el negocio y sostener así la demanda en el exterior en tiempos sumamente complejos".

Por último, la entidad empresarial propone "flexibilizar las medidas de acceso al Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) para cumplir con los compromisos con los clientes y proveedores del exterior".