• Dólar
  • BNA $885.5 ~ $885.5
  • BLUE $985 ~ $985
  • TURISTA $1416.8 ~ $1416.8

14 C ° ST 14.58 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Cómo ahorrar nafta: las claves para optimizar el consumo de tu auto

Desde la maquinaria del vehículo hasta el uso de la tecnología y el buen manejo, estas son las claves para gastar menos en combustible.

23 Febrero de 2024 19.00

En un contexto de suba de los combustibles, estos son los mejores consejos para ahorrar nafta o gasoil en tu auto.

Los conductores están cada vez más preocupados por el consumo de combustible de sus vehículos, buscando maneras de optimizar su uso y gastar menos dinero. En primer lugar, lo que hay que saber es que los autos consumen significativamente más nafta en entornos urbanos que en recorridos por ruta debido a las constantes aceleraciones y cambios de marcha característicos del tráfico de la ciudad. En contraste, la conducción en rutas a velocidades constantes promueve un mayor ahorro de combustible.

Por ello, incorporar pequeños cambios en los hábitos de conducción puede tener un impacto significativo en el consumo de naftas y combustibles. De este modo, junto con los avances tecnológicos en el diseño de vehículos, los conductores tienen a su alcance diversas estrategias para hacer su conducción más eficiente y económicamente viable. La adopción de estas prácticas no solo beneficia el bolsillo de los automovilistas, sino que, además, supone un paso adelante hacia una movilidad más sustentable y respetuosa con el medio ambiente.

¿Qué se puede hacer para ahorrar combustible?

  1. Acelerar menos
  2. Cargar nafta Súper en lugar de Especial
  3. Chequear el inflado de neumáticos
  4. Chequear la alineación de las ruedas
  5. Optimizar el del aire acondicionado
  6. Mantener los filtros limpios
  7. Verificar el estado de las bujías

Acelerar menos

Reducir la aceleración es una estrategia eficaz para ahorrar combustible, según revelan estudios en el ámbito de la conducción vehicular. Esta técnica de conducción, aunque pueda parecer contra intuitiva para muchos conductores, se posiciona como una solución viable frente al constante aumento en los precios del combustible.

La relación entre la aceleración y el consumo de combustible tiene sus fundamentos en la cantidad de gasolina requerida por el motor para alcanzar la velocidad deseada. En contextos urbanos, acelerar de forma agresiva únicamente conduce a un aumento en el gasto de nafta, dado que propicia el paso por más cambios de marcha al desplazarse de un punto a otro de la ciudad. Por el contrario, una aceleración moderada permite mantener el vehículo en marchas bajas, donde el consumo de combustible es menor.

Expertos en conducción eficiente recomiendan el uso de la primera únicamente para iniciar el movimiento del vehículo y recomiendan cambiar rápidamente a segunda marcha con una aceleración ligera. Esta técnica no solo contribuye al ahorro de nafta sino que también favorece la durabilidad del vehículo. Se enfatiza en la importancia de adoptar un estilo de conducción consciente y planificado, evitando los acelerones bruscos e innecesarios que no hacen más que incrementar el consumo de combustible de manera desproporcionada.

¿Cuál es la mejor velocidad para ahorrar combustible?

Muchos conductores creen que manejar a una velocidad de 90 km/h es la forma más efectiva para ahorrar combustible. Sin embargo, el RAC (Royal Automobile Club) desmiente esta teoría señalando que no existe una velocidad óptima universal para la eficiencia en el consumo de combustible. Esta idea errónea se origina de antiguas evaluaciones que comparaban el consumo de gasolina en tres situaciones diferentes: conducción urbana, a 90 km/h y a 120 km/h.

RAC subraya que el llamado “mito de los 90 km/h” surgió de estudios anteriores en los cuales se medía el rendimiento del combustible bajo circunstancias muy limitadas. Es crucial entender que la eficacia en el uso del combustible puede variar significativamente según el tipo de vehículo, el estilo de conducción y las condiciones de la carretera. Por tanto, promover una velocidad única como la más eficiente es simplificar en exceso una cuestión mucho más compleja.