• Dólar
  • BNA $900 ~ $940
  • BLUE $1480 ~ $1480
  • TURISTA $1440 ~ $1440

14 C ° ST 12.06 °

Unión Radio 91.3 en vivo

A un mes del ataque de Hamás a Israel, cómo sigue el conflicto en Medio Oriente

Las autoridades sanitarias de Gaza afirman que el asalto israelí mató a más de 10.000 palestinos, entre ellos unos 4.100 niños

07 Noviembre de 2023 10.20

A un mes del ataque de Hamás, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, afirmó que consideraría "pequeñas pausas tácticas" en los combates en la Franja de Gaza para permitir la salida de rehenes o el paso de ayuda, pero rechazó de nuevo los llamamientos a un alto el fuego a pesar de la presión internacional.

Tras rodear la densamente poblada ciudad de Gaza, en el norte del enclave, donde tiene su base el grupo islamista Hamás, el Ejército israelí declaró que había tomado un complejo militar y se disponía a atacar a los combatientes escondidos en una madriguera de túneles subterráneos.

Al menos 23 palestinos murieron en dos ataques aéreos israelíes distintos a primera hora del martes en las ciudades de Jan Yunis y Rafah, en el sur de Gaza, según las autoridades sanitarias. En Jan Yunis, un hombre rescatado de entre los escombros de una casa en la que, según las autoridades sanitarias palestinas, habían muerto 11 personas, advirtió de que Israel recibiría "una lección muy dura".

"Esta es la valentía de eso que llaman Israel, que muestra su fuerza y su poder contra civiles, bebés, niños y ancianos", dijo a la prensa el hombre, que dio su nombre como Ahmed Ayesh.

Israel bombardó el enclave desde la incursión de Hamás en el sur de Israel hace un mes, cuando sus combatientes mataron a 1.400 personas y tomaron a 240 rehenes, según las autoridades israelíes.

Las autoridades sanitarias de Gaza afirman que el asalto israelí mató a más de 10.000 palestinos, entre ellos unos 4.100 niños. Tanto Israel como Hamás rechazaron los crecientes llamamientos al cese de los combates. Israel afirma que primero deben liberarse los rehenes. Hamás afirma que no los liberará ni detendrá los combates mientras Gaza esté siendo atacada.

Netanyahu advirtió que un alto el fuego general obstaculizaría el esfuerzo bélico de su país, pero que la pausa de los combates por razones humanitarias, una idea apoyada por el principal aliado de Israel, Estados Unidos, seguiría considerándose en función de las circunstancias.

"En cuanto a las pequeñas pausas tácticas —una hora aquí, una hora allá— ya las hemos hecho antes. Supongo que comprobaremos las circunstancias para permitir la entrada de bienes, bienes humanitarios, o la salida de nuestros rehenes, rehenes individuales. Pero no creo que vaya a haber un alto el fuego general", declaró Netanyahu a ABC News el lunes.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, habló el lunes con Netanyahu sobre esas pausas y la posible liberación de rehenes en una llamada telefónica, en la que reiteró su apoyo a Israel al tiempo que subrayó que debe proteger a los civiles, según la Casa Blanca.

Al igual que Israel, Estados Unidos teme que Hamás aproveche un alto el fuego total para reagruparse. Al pedir un alto el fuego urgente, el secretario general de la ONU, António Guterres, advirtió el lunes de que Gaza se está convirtiendo en un "cementerio de niños".

"Las operaciones terrestres de las Fuerzas de Defensa de Israel y los continuos bombardeos están alcanzando a civiles, hospitales, campos de refugiados, mezquitas, iglesias e instalaciones de la ONU, incluidos refugios. Nadie está a salvo", declaró Guterres a la prensa. Y añadió: "Al mismo tiempo, Hamás y otros militantes utilizan a civiles como escudos humanos y siguen lanzando cohetes indiscriminadamente contra Israel".

Las organizaciones internacionales han manifestado que los hospitales no dan abasto para atender a los heridos y que los alimentos y el agua potable se están agotando, sin que las entregas de ayuda sean suficientes.

"Necesitamos un alto el fuego humanitario inmediato. Ya han pasado 30 días. Ya es suficiente. Esto debe acabar ya", afirmaron el lunes los responsables de varios organismos de Naciones Unidas.

El Ejército israelí informó el martes que había tomado el control de una fortaleza militar de Hamás en el norte de la Franja de Gaza, donde, precisó, las fuerzas localizaron misiles antitanque y lanzamisiles, armas y diverso material de inteligencia.

Según las Fuerzas de Defensa de Israel, la aviación israelí abatió a varios militantes de Hamás que se habían atrincherado en un edificio cercano al hospital al-Quds y planeaban lanzar un ataque contra las fuerzas israelíes.

Ciudad de Gaza, aislada

El Ejército israelí difundió el lunes un vídeo en el que se ve a tanques moviéndose por calles bombardeadas y a grupos de tropas desplazándose a pie. Afirma que ha rodeado la ciudad de Gaza, aislando el norte de la estrecha franja costera del sur.

En una rueda de prensa, el portavoz militar jefe, contralmirante Daniel Hagari, señaló que las tropas estaban persiguiendo a los comandantes de Hamás sobre el terreno para debilitar la capacidad de los militantes "para llevar a cabo contraataques".

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió el lunes a puerta cerrada. El órgano de 15 miembros sigue intentando acordar una resolución tras fracasar cuatro veces en dos semanas en su intento de tomar medidas. Diplomáticos afirmaron que el mayor obstáculo viene a raíz de la falta de consenso en torno a pedir un alto el fuego, el cese de las hostilidades o pausas humanitarias para permitir el acceso de ayuda a Gaza.

En una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de las principales democracias del G7 celebrada en Tokio, la ministra de Exteriores de Japón, Yoko Kamikawa, anunció que el grupo tiene previsto pedir una pausa en los combates y permitir el acceso de ayuda humanitaria a Gaza. El Gobierno de los Estados Unidos informó al Congreso del país de que está planeando una transferencia de 320 millones de dólares en bombas de precisión para Israel, reveló el lunes una fuente familiarizada con el plan.

Israel difundió el lunes que estaba atacando objetivos de Hezbolá en Líbano en respuesta a una andanada de cohetes disparados contra ciudades del norte de Israel. El Ejército israelí dijo haber detectado unos 30 lanzamientos desde Líbano en una hora.

Hezbolá, respaldada por Irán, ha estado intercambiando disparos con las fuerzas israelíes a través de la frontera entre Líbano e Israel desde el 7 de octubre, en los peores combates que se han producido allí desde que Hezbolá e Israel libraron una guerra en 2006. Hamás afirmó que disparó 16 misiles hacia Naharia y el sur de Haifa, en Israel, según informaciones de la agencia de noticias Reuters.