• Dólar
  • BNA $906.5 ~ $946.5
  • BLUE $1430 ~ $1430
  • TURISTA $1450.4 ~ $1450.4

12 C ° ST 10.4 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Cómo será su trayectoria

El huracán Beryl alcanzó la categoría 5 y avanza sobre el Caribe

El fenómeno marcó un comienzo inusualmente violento y precoz de la temporada de huracanes en el Atlántico; mañana pasará por Jamaica y llegaría a México el viernes.

02 Julio de 2024 10.15

Beryl, el huracán de categoría 5 más precoz registrado en la temporada de ciclones del Atlántico, avanza por el Caribe este martes y amenaza a la República Dominicana -donde las autoridades emitieron alerta roja en dos provincias-, Jamaica y las Islas Caimán luego de haber tocado tierra en el Caribe suroriental, donde causó al menos dos muertos. Además, se espera que llegue a la península de Yucatán, donde se encuentran Cancún y otras playas turísticas mexicanas, hacia el final de la semana.

Beryl marca un comienzo inusualmente violento y precoz de la temporada de huracanes en el Atlántico de este año, y los científicos argumentan que el cambio climático probablemente contribuyó a la rapidez con la que se formó la tormenta.

huracán beryl

Se espera que Beryl comience a perder intensidad el martes, pero mantendrá una gran potencia cuando pase cerca de Jamaica el miércoles, de las Islas Caimán el jueves y de la península del Yucatán, en México, el viernes, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus iniciales en inglés). El NHC calificó el ciclón como “potencialmente catastrófico” con vientos máximos sostenidos de 270 kilómetros por hora, y apuntó que “podría traer vientos potencialmente mortales y marejadas ciclónicas a Jamaica esta semana”.

En la madrugada del martes, el ciclón estaba a unos 595 kilómetros al sureste de Isla Beata, en República Dominicana, tenía vientos máximos de 270 kilómetros/hora y se movía en dirección oeste-noroeste a 35 km/h mph.

En las últimas horas, el gobierno de República Dominicana emitió alerta roja para las provincias de Barahona y Pedernales y Haití, que comparte la misma isla -La Española-, también se preparaba para la llegada del potente huracán. “Las precipitaciones pueden provocar inundaciones repentinas en zonas vulnerables”, reiteró el NHC en su informe.

Mientras el huracán seguía su avance por el mar Caribe, en el sureste, los rescatistas trataban de determinar el alcance de los daños que causó tras tocar tierra en Carriacou, una isla de Granada, como un huracán de categoría 4.

“En media hora, Carriacou fue devastada”, dijo el primer ministro de Granada, Dickon Mitchell, en conferencia de prensa. “La situación requiere nuestra atención inmediata, y debemos hacer todo lo posible para ayudar a nuestras islas hermanas”, agregó.

Las autoridades reportaron un muerto en Granada y otro en San Vicente y las Granadinas.

Por su parte, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, prometió reconstruir el archipiélago en un comunicado en la madrugada del martes, en el que apuntó que el 90% de las viviendas de la isla de la Unión estaban destruidas y que se esperan “niveles de devastación similares” en las de Myreau y Canouan. El último gran huracán que azotó el sureste del Caribe fue Iván, hace 20 años, que causó docenas de muertos en Granada.

En la comunidad de Prospect en San Vicente, los informes de daños incluyeron techos arrancados de edificios, así como cortes de energía en otras partes de la isla.

También las autoridades en México comenzaron a prepararse para la llegada de Beryl esta semana, y el Gobierno federal emitió un comunicado instando a las autoridades y a la población a tener “extrema precaución”. El NHC instó a varias zonas de la península de Yucatán y el Golfo de México –dos de las áreas más turísticas de México- a que permanezcan vigilantes ante el avance de la tormenta.

Un huracán récord

Beryl ya batió varios récords, incluyendo el de ser el huracán formado más al este en el Atlántico tropical en junio, de acuerdo con Philip Klotzbach, un investigador de huracanes de la Universidad Estatal de Colorado.

Los expertos afirman que es inusual que un ciclón tan potente se forme en un momento tan precoz de la temporada.

“Sólo se han registrado cinco huracanes importantes (Categoría 3+) en el Atlántico antes de la primera semana de julio”, escribió en X el experto Michael Lowry.

El ciclón pasó de ser una depresión tropical a un huracán de gran intensidad en apenas 42 horas, algo que solo había ocurrido con otros seis en el Atlántico, y nunca antes de septiembre, apuntó el experto en huracanes Sam Lillo. Andra Garner, meteoróloga con sede en Nueva Jersey, señaló que Beryl pasó de una tormenta de categoría 1 a categoría 4 en menos de 10 horas.

El calentamiento global ha contribuido a elevar las temperaturas en el Atlántico Norte a máximos históricos, provocando que se evapore más agua superficial, lo que a su vez proporciona combustible adicional para huracanes más intensos con vientos más rápidos. “El cambio climático está cargando los dados para que se formen huracanes más intensos”, dijo Christopher Rozoff, científico del Centro Nacional de Investigación Atmosférica de Estados Unidos en Boulder, Colorado.

Beryl es la segunda tormenta con nombre de la temporada en el Atlántico, que va del 1 de junio al 30 de noviembre. La tormenta tropical Alberto tocó tierra en junio en el noreste de México y dejó cuatro fallecidos.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos predijo que la temporada de huracanes de 2024 estará muy por encima de la media, con entre 17 y 25 tormentas con nombre. Según su previsión, habrá al menos 13 huracanes y cuatro grandes huracanes. De media, en la temporada del Atlántico suele haber 14 tormentas con nombre, siete de ellas huracanes, y tres de gran intensidad.

La agencia citó las temperaturas cálidas del océano Atlántico y las condiciones relacionadas con el fenómeno climático de La Niña en el Pacífico para explicar el aumento de las tormentas. En los últimos años, los fenómenos meteorológicos extremos, incluidos los huracanes, se han vuelto más frecuentes y devastadores como resultado del cambio climático.