• Dólar
  • BNA $890 ~ $890
  • BLUE $995 ~ $995
  • TURISTA $1424 ~ $1424

30 C ° ST 29.41 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Rusia lanzó uno de sus mayores ataques aéreos contra Ucrania: murieron seis civiles

Los ataques masivos contra objetivos alejados del frente fueron los primeros de este tipo desde mediados de febrero y rompieron la calma más prolongada desde que Moscú inició una campaña aérea atacando la infraestructura civil de Ucrania hace cinco meses.

09 Marzo de 2023 16.35

Rusia disparó el jueves una enorme oleada de misiles por toda Ucrania mientras la gente dormía, matando al menos a seis civiles y dejando sin electricidad al país en un ataque que, según Kiev, incluyó seis misiles de crucero hipersónicos Kinzhal, una de las armas más valiosas de Moscú. 

Los ataques masivos contra objetivos alejados del frente fueron los primeros de este tipo desde mediados de febrero y rompieron la calma más prolongada desde que Moscú inició una campaña aérea atacando la infraestructura civil de Ucrania hace cinco meses

También obligaron a desconectar brevemente la mayor central nuclear de Europa. El Ministerio de Defensa ruso declaró que había llevado a cabo un "ataque masivo de represalia" como venganza por una incursión transfronteriza la semana pasada. Afirmó haber alcanzado todos los objetivos previstos, destruyendo bases de drones, interrumpiendo el tráfico ferroviario y dañando instalaciones de fabricación y reparación de armas. 

Los habitantes de Zolochiv, en la región occidental ucraniana de Leópolis, transportaron un cadáver en una bolsa de plástico negra a través de los escombros de una casa de ladrillo completamente destruida por un misil. Metieron el cadáver en la parte trasera de una furgoneta blanca junto con otros dos cuerpos, de las al menos cinco personas muertas allí. Oksana Ostapenko dijo que la casa pertenecía a su hermana Halyna, cuyo cuerpo seguía enterrado bajo los escombros junto a otros dos familiares. 

Los misiles mataron a otro civil en la región central de Dniéper. También se informó de la muerte de tres civiles por artillería en Jersón. Moscú afirma que estos ataques pretenden reducir la capacidad de lucha de Ucrania. Kiev afirma que los ataques aéreos no tienen fines militares y que su objetivo es dañar e intimidar a los civiles, lo que constituye un crimen de guerra. 

En la capital, Kiev, la alerta de siete horas a lo largo de la noche fue la más larga de los cinco meses de campaña aérea rusa. "Oí una explosión muy fuerte, muy fuerte. Saltamos rápidamente de la cama y vimos un coche en llamas. Luego ardieron también los demás coches. Los cristales de los balcones y las ventanas se hicieron añicos", cuenta Liudmyla, de 58 años, con un niño pequeño en brazos en una calle de Kiev cercana a los coches siniestrados.. Misiles hipersónicos

Moscú confirmó que había utilizado misiles hipersónicos Kinzhal -daga en ruso- en el ataque del jueves. Funcionarios ucranianos dijeron que era la primera vez que se enfrentaban a tal cantidad de estas armas, que Ucrania no tiene forma de derribar. 

Se cree que Rusia sólo dispone de unas pocas docenas de Kinzhals, que vuelan varias veces más rápido que la velocidad del sonido y están diseñados para transportar cabezas nucleares con un alcance de más de 2.000 kilómetros. En sus discursos, el presidente Vladimir Putin suele pregonar el Kinzhal como un arma para la que la alianza transatlántica de la OTAN, que respalda a Kiev, no tiene respuesta. 

Ucrania declaró que los ataques también habían interrumpido el suministro eléctrico a la central nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa, separándola de la red ucraniana y obligándola a utilizar diésel de emergencia para evitar una fusión. El operador Ukrenergo informó de que la central fue reconectada posteriormente a la red eléctrica ucraniana. La central, que Rusia mantiene en su poder desde que la capturó a principios de la guerra, está cerca de la línea del frente y ambas partes han advertido en el pasado de la posibilidad de un desastre nuclear. Moscú dijo que era segura. 

El jefe del organismo de control nuclear de la ONU, Rafael Grossi, pidió una zona de protección alrededor de la central. "Cada vez que esto pasa estamos tirando un dado. Y si permitimos que esto continúe una y otra vez, algún día se nos acabará la suerte", declaró Grossi ante la Junta de Gobernadores del OIEA, compuesta por 35 países. Kiev, el puerto de Odesa en el mar Negro y la segunda ciudad más grande, Járkov, fueron alcanzados por el ataque. Los objetivos se extendían desde Yitomir, Vynnytsia y Rivne, en el oeste, hasta Dniéper y Poltava, en el centro de Ucrania, según las autoridades. 

En el campo de batalla, la semana ha sido testigo de un cambio aparente, ya que Ucrania ha decidido seguir luchando en Bajmut, una pequeña ciudad que ha soportado el peso de la ofensiva invernal rusa en los combates más sangrientos de la guerra. 

Moscú afirma que Bakhmut es estratégicamente importante como paso para asegurar la región circundante de el Dombás, uno de los principales objetivos de la guerra. Occidente dice que la ciudad en ruinas tiene poco valor y que los generales rusos están sacrificando vidas para dar a Putin su única victoria desde que envió a cientos de miles de reservistas a la batalla a finales del año pasado. Parecía probable que Ucrania se retirara de Bakhmut, pero los comandantes dicen ahora que están infligiendo suficientes daños a la fuerza de asalto rusa como para justificar la permanencia y la lucha.