• Dólar
  • BNA $817.5 ~ $857.5
  • BLUE $1065 ~ $1065
  • TURISTA $1308 ~ $1308

26 C ° ST 25.57 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Tras la coronación de Carlos, Camilla será llamada oficialmente “Reina” y no “Reina Consorte”

Cuando se casó con el entonces Príncipe de Gales en 2005, se daba por sentado que la princesa de Cornualles nunca recibiría el título cuando él accediera al trono. Cómo fue la notable transformación de su popularidad.

Camila Parker-Bowles
Camila Parker-Bowles

26 Febrero de 2023 16.45

El Palacio de Buckingham está a punto de describir oficialmente a Camilla como “Reina”, en lugar de “Reina Consorte” tras la coronación del Rey Carlos en mayo, informaron este domingo medios británicos.

La primera señal del cambio se produjo la semana pasada, cuando Camilla lanzó la “Sala de Lectura de la Reina” -sin el calificativo “Consorte”- al actualizar el nombre de su organización benéfica, la Sala de Lectura de la Duquesa de Cornualles. Se cree que la Circular de la Corte, el registro oficial de los compromisos reales, también podría reflejar pronto el cambio.

“En el Palacio se opina que Reina Consorte es engorroso y que podría ser más sencillo para Camilla ser conocida simplemente como la Reina cuando llegue el momento”, dijo una fuente al diario Daily Mail.

El rey Carlos y Camilla. La pareja se casó en 2005 (Chris Jackson/REUTERS)El rey Carlos y Camilla. La pareja se casó en 2005 (Chris Jackson/REUTERS)

'El Príncipe Felipe era Príncipe Consorte oficialmente, pero no era conocido como Príncipe Consorte. La Reina, por supuesto, seguiría siendo Reina Consorte, por lo que el Palacio, por supuesto, no impediría que nadie llamara así a Su Majestad si así lo deseaba”, agregó.

Casi 20 años después de casarse con Carlos, dentro de poco más de dos meses Camila será coronada en la Abadía de Westminster junto al Rey.

“Tenemos la sensación de que llegará el momento en que sea más sencillo para todos referirse a Camilla simplemente como nuestra Reina. Hasta entonces, la llamaremos Reina Consorte”, dijo una fuente de la realeza.

El cambio de título será la culminación de una notable transformación de Camilla en el afecto de la nación. Cuando se casó con el entonces Príncipe de Gales en 2005, se daba por sentado que nunca la llamarían Reina cuando él accediera al trono. Ello se debía a su larga relación con Carlos mientras él estaba casado con Diana, quien en su famosa entrevista a la BBC dijo: “'Éramos tres en este matrimonio, así que estaba un poco abarrotado'”.

Camilla y Diana en una foto de los años 80 (PA/Reuters)Camilla y Diana en una foto de los años 80 (PA/Reuters)

Pero Camilla se ha ganado al público, y la intervención de la difunta Reina en febrero del año pasado, cuando pidió que su nuera fuera conocida como “Reina consorte”, se considera una muestra crucial de apoyo.

En una declaración oficial hecha pública por el palacio de Buckingham con motivo del 70 aniversario de su acceso al trono, la difunta monarca declaró: “Es mi sincero deseo que, cuando llegue ese momento, Camilla sea conocida como Reina Consorte mientras continúa con su leal servicio”.

El decreto oficial establecido por la Reina Isabel II puso fin a años de especulaciones sobre si Camilla sería conocida algún día como Reina.

Ahora, el Palacio de Buckingham está dispuesto a ir más allá, según fuentes internas. Algunos medios británicos, como The Times y The Telegraph, ya han suprimido el término “consorte” al referirse a Camilla.

A Camila está asociado también un cambio en la ceremonia de coronación: llevará una corona distinta a la utilizada por su antecesora, Isabel II, en 1937 a fin de evitar un conflicto con la India. Esta pieza tiene la particularidad de tener encrustado uno de los diamantes más célebres de la historia y uno de los más disputados: el Koh-i-Noor.

Esta joya -cuya traducción significa 'montaña de luz'- fue tomada de un príncipe indio de 11 años en la década de 1840 para ser entregado a la entonces reina Victoria. Desde ese momento, el diamante de 105,6 quilates -y uno de los más tallados del mundo- ha sido una de las joyas tradicionales de la monarquía británica así como un recuerdo constante del hurto al país asiático.