• Dólar
  • BNA $817.5 ~ $857.5
  • BLUE $1065 ~ $1065
  • TURISTA $1308 ~ $1308

26 C ° ST 25.69 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Historia

4 de diciembre, día que arrestaron al “Petiso Orejudo” el primer asesino en serie de Argentina

Solo tenía 16 años cuando fue arrestado después de asesinar a un niño de 3 años. El "Petiso Orejudo" es considerado uno de los sociópatas más temidos de la historia Argentina

04 Diciembre de 2023 19.02

Cayetano Santos Godino, mejor conocido como "Petiso Orejudo", es considerado el primer asesino en serie más joven de Argentina.

A sus 16 años ya había matado a cuatro niños y herido a diez más, su último niño fue Gesualdo Giordano, de solo 3 años de edad, a quien estranguló y remató con un clavo en la sien un 3 de diciembre de 1912.

Solo el día después, el 4 de diciembre, el “Petiso orejudo” fue arrestado por este atroz crimen y confesó que cometió cuatro homicidios más otros numerosos intentos e incendió siete edificios.

Con este historial delictivo, dos años después de su arresto, en noviembre de 1914 el juez en lo penal de sentencia Dr. Ramos Mejía absolvió a Godino considerándolo “penalmente irresponsable” y ordenó remitir las actuaciones al Juzgado en lo civil para formalizar su internación por tiempo indefinido. Se lo recluyó en el Hospicio de las Mercedes, donde atacó a dos pacientes: uno inválido en una cama y el otro en silla de ruedas. 

Después de intentar huir del Hospicio, surge una apelación de la sentencia a la Cámara de Apelaciones en lo Criminal, quienes resolvieron por unanimidad que Santos Godino fuera confinado en una penitenciaría por tiempo indeterminado, así que lo trasladaron a la Penitenciaría Nacional de la calle Las Heras.

Diez años después, en 1923, se le trasladó al Penal de Ushuaia, Tierra del Fuego, conocida como la Cárcel del Fin del Mundo. 

Ya en 1936, Godino pidió la libertad y se la negaron: los dictámenes médicos elaborados por los doctores Negri y Lucero y los doctores Esteves y Cabred concluyeron que era «un imbécil o un degenerado hereditario, perverso instintivo, extremadamente peligroso para quienes lo rodean».

Con esta sentencia médica, sus largos días en la cárcel los pasó sin amigos, sin visitas y sin recibir cartas. Murió sin confesar remordimientos. Las circunstancias de su muerte, ocurrida en Ushuaia el 15 de noviembre de 1944 siguen siendo nebulosas. Se presume que murió a causa de una hemorragia interna causada por un proceso ulceroso gastroduodenal, pero se sabe que había sido maltratado y, con frecuencia, violentado sexualmente. Según otros, los policías del penal habrían comentado que Godino murió a manos de los reclusos, quienes lo golpearon hasta matarlo, luego de que este matara al gato que los presos tenían de mascota.

El penal de Ushuaia fue finalmente clausurado en 1947. Cuando el cementerio fue eliminado, los huesos de este asesino serial habían sido saqueados, concluyendo así la fatídica historia del primer asesino en serie de Argentina.