• Dólar
  • BNA $887 ~ $927
  • BLUE $1290 ~ $1290
  • TURISTA $1419.2 ~ $1419.2

13 C ° ST 10.98 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Máximo Thomsen rompió el silencio desde la cárcel: “No me siento un asesino”

El exrugbier habló en exclusiva en Telenoche, por “eltrece”. Este miércoles, la segunda parte de la nota: su vida en la cárcel, la separación con su novia y el rezo de cada noche por Fernando Báez Sosa.

Máximo Thomsen
Máximo Thomsen

28 Mayo de 2024 22.00

Máximo Thomsen sabe que si su situación judicial no cambia pronto, saldrá de la cárcel dentro de muchísimos años. Le quedan pocas chances de revertir su condena a perpetua por el crimen de Fernando Báez Sosa y es por eso que decidió hablar después de cuatro años de silencio. Lo hizo en una entrevista con el periodista Rolando Barbano para Telenoche, por eltrece, en la que aseguró: “No me siento un asesino”.

Lejos de mostrarse esquivo a responder preguntas, habló de todo: contó cómo era su vida en Zárate antes del crimen, dio detalles de las peleas en las que participaba cuando salía a bailar con amigos y hasta relató cómo se organizó el viaje a Villa Gesell.

Según dijo, él y sus amigos habían planeado esas vacaciones para divertirse y nunca imaginaron que podían terminar en tragedia. “Quiero que si somos culpables de algo, que nos culpen por lo que pasó, no por algo que dicen que pasó. Yo estuve ahí, sí participé, le pegué, pero nunca quise que terminara así”, aseguró.

Además, sostuvo que la pelea en el boliche Le Brique empezó porque Báez Sosa le pegó una piña a Matías Benicelli y que luego, ya en la vereda, la víctima les hizo una burla que desencadenó la violencia.

Aunque admitió que participó de la golpiza, aseguró que varios de sus amigos tuvieron esa madrugada un rol fundamental y selañó a alguno de ellos. “La primera piña a Fernando Báez Sosa se la pegó Enzo Comelli. Le pegó y yo fui atrás a meterme en el grupo de personas. Empecé a tirar patadas al aire y después me enteré que yo sí le había pegado a Fernando. Es algo que pasó y yo no me voy a esconder. Desde el primer día quise contar todo, pero a mí no me dieron nunca una oportunidad”, declaró.

Entre lágrimas, se defendió y dijo que no se siente “un asesino”. “Lo único que quisiera es volver el tiempo atrás para que nadie tenga que perder una vida”, afirmó.

La entrevista completa 

-¿Cómo era tu vida en Zárate antes del crimen de Fernando?

Yo hice la escuela en Zárate. Jugaba al rugby y entrenaba dos veces por semana. Había arrancado la facultad, el profesorado de educación física, al que iba a todos los días a la mañana de lunes a viernes.

A la tarde los martes y los jueves viajaba a entrenar en colectivo y también en el verano era mi momento donde yo no entrenaba y no cursaba, y aprovechaba para trabajar con mi papá.

-¿En qué?

Hacía riegos. Mi día a día era ir a cursar y me gustaba mucho la educación física, porque siempre lo que más me gustó en el colegio era el horario de educación física.

-¿Dónde jugabas al rugby?

Yo jugaba en el Club Atlético San Isidro.

-¿El rugby enseña violencia? Porque se habló mucho del rugby con todo esto. ¿Hay una cuestión violenta alrededor del rugby?

No, no, jugué ocho años al rugby y nunca tuve ni una tarjeta amarilla. La violencia en el rugby es cero, tiene muchos valores hermosos, es todo lo opuesto, esto no tiene nada que ver con el rugby, es una cuestión social, que uno sale a la calle y hay violencia, y la violencia siempre trae más violencia.

-¿En esa época, cuando salías los fines de semana, había violencia? Porque cuando ocurrió el crimen de Fernando se dijo que vos y algunos de los otros acusados solían salir en Zárate y agarrarse a piñas todos los fines de semana

No, particularmente con el grupo que fuimos a Gesell, era un grupo que teníamos solo para irnos de vacaciones porque era ocasional. Yo tengo muchos grupos de amigos que me he hecho siempre con los del colegio y los de la facultad y con este grupo en particular nos íbamos de vacaciones, teníamos un grupo que era para organizar las vacaciones.

-¿Pero te agarrabas a las trompadas cuando salías? ¿Te pasó alguna vez? Porque se habló mucho y se dijo en el juicio y durante la previa que vos integrabas grupos que se agarraban a piñas cuando iban a bailar

Sí, pasaba que en Zárate salías al boliche y era muy normal a la salida que haya dos o tres peleas seguro, con baldosas, botellas, cuchillos, armas, era una cuestión difícil. Me he peleado sí, y no es algo de lo que estoy orgulloso y es algo que traté con un psicólogo, no es lindo pero es lo que pasa hoy en día.

En ese momento uno piensa, o aprendés o te van a pasar por arriba.

-¿Pero en esa época tuviste peleas?

Sí, tuve peleas, sí.

-¿En algunas de esas peleas, se te cruzó que podías matar a alguien?

No, no, nunca. O sea, nunca lo tuve ni siquiera presente. Yo capaz que veía las peleas esas que había con baldosas y eso sí era chocante, era llamativo, porque uno cree que necesita algo para terminar con la vida de alguien y uno no siente que con las manos, con el cuerpo, se puede llegar a cierto extremo. No, no es algo que tuve presente en algún momento.

El viaje a Villa Gesell que terminó con el crimen de Fernando Báez Sosa

-¿Cómo se armó el viaje a Villa Gesell? ¿Cómo lo organizaron?

Siempre éramos dos de los chicos los que organizábamos porque los otros eran muy colgados. O sea, me confiaban mucho la plata o en la organización, porque yo estaba siempre atrás para para juntar.

-Hay audios donde vos aparecés como el líder, como arengándolos a tus amigos, apurándolos con la plata y amenazándolos con dejarlos si no pagaban. ¿Era normal esto, vos eras el que lideraba?

No, eso fue por una cuestión de organización.

-Hay audios tuyos donde hablás de la organización de la compra de alcohol, ¿por qué llevaron tanto alcohol y cuál era la idea?

Yo no consumo drogas pero sí tomaba mucho alcohol, no era de hacerlo seguido, pero cuando lo hacía, lo hacía en exceso, y era en ese momento mi manera de divertirme. Hoy no lo comparto, no veo que sea algo que me tendría que llenar, pero en ese momento lo veía así, para divertirme tenía que salir y tomar alcohol.

-¿Te emborrachabas cuando salías?

Sí, sí, cuando salía sí, porque sino, no me gustaba salir. Sino me iba a un bar a tomar algo tranquilo, pero para salir era como que en ese momento mi necesidad era tomar algo para poder soltarme.

-¿Qué plan tenían para las vacaciones? ¿Cuál era la idea?

Nosotros ya habíamos ido 2 años a distintas casas y siempre íbamos, era tomar a la tarde y a la noche salir. Ese era el plan inicial. íbamos y nos divertíamos. Tomar alcohol en la playa y después hacer la previa y salir.

- ¿Cómo fue el día del crimen, la previa? ¿Ese día cómo fue?

Todo pasó la segunda noche que estábamos ahí. La primera nos habíamos juntado con un grupo de chicas de Zárate y cuando quisimos salir no pudimos porque estaba todo muy colapsado en Gesell, solo pasaban los que tenían anticipada, entonces nos quedamos en la casa con ese grupo y bueno a las 5 o 6 nos habíamos ido a dormir, nos habíamos emborrachado, pero nos quedamos ahí. Al otro día nos levantamos tarde.

-¿A qué hora?

Como a las dos creo que era y dijimos bueno, vamos a activar de temprano porque sino, nos va a pasar lo mismo y comimos creo que unos panchos en un local que había en la esquina a dos cuadras y preparamos la heladerita y nos fuimos a la playa del centro que es donde se juntaba toda la multitud de pibes a tomar.

-¿Qué llevaban en la heladerita?

Habíamos llevado creo que una caja de fernet y cuatro botellas de smirnoff con hielo.

-O sea, ¿seis botellas de fernet y cuatro de vodka?

Sí, algo así.

-¿Ustedes eran 10?

10, sí.

-¿Tomaron mucho en la playa?

Sí, desde tipo 15 que habíamos llegado y me acuerdo que a las 19 decidimos cortar porque teníamos que comprar las entradas.

-¿Ya estaban borrachos a esa hora?

Sí, sí, porque de la botella no habrá quedado mucho.

-¿Qué tomabas?

Fernet, tomaba mucho fernet y ahí cuando compro las entradas, creo que mandé un mensaje al grupo y les puse 'ya tengo las entradas'. Fui a la casa, llegué con las entradas, habíamos hecho fideos con tuco y nos pusimos a comer mientras organizamos porque ya estaban hablando con otras chicas de Zárate que estaban en una casa donde había muchos grupos de jóvenes que tenían un patio en común y habían organizado entre todos una previa.

La noche del crimen de Fernando Báez Sosa

-¿Vos llegaste borracho a Le Brique?

Sí, sí.

-¿Qué pasó para que apareciera la gente de seguridad del boliche y se fuera sobre vos y sobre tu grupo y sobre el grupo de Fernando Báez Sosa?

Yo eso me lo acuerdo bien. Yo estaba agarrado de la barra. Estaba de espaldas a la pista y siento, ya no era un choque, sino que alguien se me había caído encima y cuando me doy vuelta era Matías que se estaba agarrando la cara y yo me di vuelta sorprendido y le digo '¿qué te pasó?' y me dicen 'me pegaron'.

-¿Matías Benicelli?

Sí y ahí le digo '¿qué te pasó?'. 'Me pegaron', dice, y ahí al toque lo agarró un seguridad y lo agarra del cuello y lo levanta y yo le digo 'por favor, bájalo que lo vas a matar' y me dice '¿qué, sos el amigo?' yo le digo, 'sí, sí es mi amigo' y dice 'bueno, sáquenlo él también'.

-¿Quién le había pegado a Matías en ese momento?

En ese momento yo no sabía, desconocía. Después me enteré que había sido Fernando el que le había pegado a él.

-¿Fernando Báez Sosa le pegó a Benicelli?

Sí.

“Fernando Báez Sosa le pegó a Matías Benicelli”

¿Y porque le había pegado?

Después me enteré que era porque Matías estaba separando a él con otra persona que nunca supe quién era. No me enteré, no lo vi. Lo estaba separando y cuando le puso la mano en el pecho, se ve que se sintió amenazado y le pegó una piña en la frente.

-Lo que escribís no se condice con la imagen que uno tiene Fernando Báez Sosa, que Fernando tire una piña porque sí

No, pero a mí me pusieron como que yo me peleé dentro del boliche y yo nunca me peleé dentro del boliche.

-Hay una escena que captaron las cámaras de seguridad que vos estás forcejeando con un guardia y hacés un gesto

No, eso no es un gesto, sino que cuando me agarran, yo me quiero sacar el brazo.

-Porque muchos lo vieron como la amenaza que después se concreta en la calle

No, si yo nunca tuve ni contacto visual con Fernando.

La pelea fuera del boliche Le Brique

-¿Qué pasa cuando los sacan del boliche, cuando vos te encontrás que estás en la Avenida 3, que te echaron del boliche al que habías ido a bailar? ¿Qué hablaste con tus amigos?

Yo en ese momento no pude hablar nada porque a mí cuando me sacan, me estaban asfixiando, y ahí yo cuando estoy pasando por la puerta siento que me pegam dos piñas en la costilla y una en la cabeza.

-¿Quiénes te pegaron?

Los de seguridad. Ahí es donde yo me quedo en la puerta, me quedo insultando a los seguridad porque me habían sacado y yo no me quería ir. Y en ese momento surge una pelea atrás mío.

-¿Tus amigos se pelean con otro grupo?

Sí, con otro grupo de pibes que estaban ahí. Se pelean, queda ahí y se van.

¿Se agarran a las piñas?

Sí, se agarran las piñas.

-¿Esa pelea previa al crimen de Fernando es la que filma Lucas Pertossi?

Sí, sí.

-¿Ustedes cuando se vuelven a reunir, después de esta pelea, hablan de ir a buscar a Fernando Báez Sosa?

No, no, porque inmediatamente después de que se terminan de pelear, me dicen 'ya fue, vamos', y yo me doy vuelta y atino a cruzar para la calle. Y cuando estoy cruzando, escucho que había uno que le había pegado, que le estaba haciendo como burla, no sé qué le estaba haciendo, y dice 'sí, es ese', y ahí veo que van corriendo. Veo a un amigo metiéndose en una ronda de 8 personas. Yo me metí.

-¿Quién era el que supuestamente estaba haciendo burla en ese momento?

Después me enteré que había sido Fernando.

-Pero en el juicio no hubo testigos que dijeran esto

No, pero también dijeron muchas cosas al principio que después en el juicio dijeron otras.

-¿Quién le pega la primera piña a Fernando?

Enzo Comelli.

-¿Y por qué le pega?

Porque era el que le había pegado a Matías. Le pegó y yo fui atrás a meterme en el grupo de personas. Yo me acuerdo que siento que me pegan una piña en el mentón y empiezo a tirar patadas al aire. Después me enteré que yo sí le había pegado a Fernando. Es algo que pasó y yo no me voy a esconder de algo que pasó. Desde el primer día quise contar todo, pero a mí no me dieron nunca una oportunidad de poder contar lo que había pasado.

Siempre nos decían que no, porque podía ser contraproducente o que podían usarlo en nuestra contra y yo no lo veía así. Yo lo veía de otra mirada, yo quería contar que sí, que había sido partícipe pero que no había tenido ningún tipo de intención de que pasara eso.

-Hay testigos, amigos de Fernando, que dicen que vos en un momento agarraste de los pelos a Fernando y lo golpeaste contra el piso

No, no pasó, yo solo me acuerdo que entré a tirar patada, no tenía noción de lo que estaba haciendo. Sí sabía que me estaba metiendo en una pelea, en mi cabeza solo pasaba eso.

-Hay un video donde le pegan una patada en el piso a Fernando, una patada en la cabeza. ¿Fuiste vos el que le pegó?

No, yo no fui. Fue Ciro Pertossi pero eso se comprobó que esa patada no se da, no llega a impactar. Pero siempre dijeron que esa persona fui yo y yo claramente no era.

-Cuando se alejan hay una cámara que los filma a ustedes y se ve que algunos se abrazan como si estuvieran festejando. ¿Estaban realmente festejando lo que habían hecho?

No. Nosotros representábamos una pelea, como diciendo 'uh, yo le pegué a este', nadie se representó el resultado, eso yo creo que jamás estuvo en la idea de ninguno.

Yo personalmente me fui serio pero porque estaba enojado porque habíamos estado 20 minutos en el boliche. Nosotros salimos para divertirnos, no para para pelearnos.

-En el juicio los peritos dijeron que en la cara de Fernando estaba la huella de tu zapatilla, que había quedado presionada como si vos lo hubieras pisado la cabeza a Fernando. ¿Qué explicación encontrás?

Sinceramente no recuerdo mucho. Pero me acuerdo que entré pateando. Cuando vi en el juicio que estaba mi zapatilla, dije 'sí, es mía', porque yo nunca me quiero esconder de lo que pasó, pero realmente quiero que si somos culpables de algo, que nos culpen por lo que pasó, no por algo que dicen que pasó.

Yo estuve ahí, sí participé, le pegué, pero nunca quise que terminara así. Es difícil porque también es un cargo de conciencia importante, porque cuando uno no lo busca, no se la espera y no espera estas consecuencias…pensar que es una persona igual que nosotros, con las mismas ideas, joven y cargar con la conciencia de que fue por culpa de nosotros, mía también, de todos, pero nadie lo quiso así, estoy seguro, ni yo, ni mis amigos, nadie quiso que esto pasara.

Es algo que jamás en la cabeza se nos puede cruzar. Podemos ser buenas o malas personas, pero sé que ninguno de nosotros quiso que esto pasara, que esto terminara como terminó, pero no por estar acá adentro y ni por nada de eso, sino porque es una vida y nadie es quién para quitarle la vida a otra persona.

“Nunca pensé que habíamos matado a Fernando, no soy un asesino”

-Máximo cuando vos te vas del lugar donde habían atacado a Fernando, ¿pensaste en el momento que lo habían matado?

No, no, jamás se me hubiese ocurrido por la cabeza.

-¿Se te representó en algún momento la idea de que podías matar cuando estabas pateando a Fernando en el piso?

No, jamás.

-¿Cuándo te enteraste de que Fernando estaba muerto?

Me enteré al otro día, cuando nos hicieron el allanamiento, que nos empezaron a tirar al piso y nos decían '¿ustedes saben por qué estamos haciendo esto?' y le decíamos 'no, no, ni idea, ni idea' y ahí es donde nos dicen. En mi cabeza empecé a tomar conciencia cuando me dormí en la comisaría esa noche, porque yo sentía que estaba viviendo una pesadilla.

-¿Vos te sentís asesino?

No, no. Es una palabra muy fuerte que yo la vi muchas veces en todos lados y pensar que te están comparando con gente que mata por matar, que después los ves acá adentro que cae gente así, que lo cuenta como algo normal y se va a los dos o tres años y a mí me nombran de la misma manera y yo no quería que pasara esto. Es como dije el primer día que me atendieron las asistentes sociales en Dolores, que me preguntaron '¿si pudieras hacer algo, qué harías?' y volver el tiempo atrás para que nadie tenga que perder una vida, nada más. Es lo único que quisiera.