• Dólar
  • BNA $142.75 ~ $150.75
  • BLUE $282.00 ~ $285.00
  • TURISTA $234.30 ~ $247.50

24 C ° ST 23.13 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Sorpresivo

La CGT dio marcha atrás y no habrá paro con movilización en apoyo a CFK

La reunión de esta tarde del Consejo Directivo cegetista, que iba a analizar el tema, fue levantada luego de que moyanistas y sindicalistas K, en minoría, desistieran de realizar una protesta en repudio al ataque a Cristina Kirchner

CGT
CGT (Foto: NA)

05 Septiembre de 2022 15.59

Sorpresivamente, bajó la tensión interna en la Confederación General del Trabajo (CGT): los sectores alineados con el kirchnerismo desistieron de su propuesta de realizar un paro general en repudio al intento de atentado que sufrió Cristina Kirchner, acompañado de una movilización ante la Corte Suprema para protestar contra quienes “instalan el discurso del odio” contra la Vicepresidenta. En minoría, aceptaron el planteo de sus rivales internos, que ya habían frenado esa iniciativa el viernes pasado y aceptaron debatirlo de nuevo esta tarde. La reunión fue levantada.

En la práctica, fue otro triunfo político de la alianza sindical que maneja la CGT, integrada por “los Gordos” (Héctor Daer, de Sanidad, y Armando Cavalieri, de Comercio), los independientes (Andrés Rodríguez, de UPCN; Gerardo Martínez, de la UOCRA, y José Luis Lingeri, de Obras Sanitarias) y el barrionuevismo (Carlos Acuña, de estaciones de servicio). Esta fracción es la que se resistió a la protesta moyanista-kirchnerista y se propuso el fin de semana rechazarla de nuevo.

Alineados con el kirchnerismo, Pablo Moyano (Camioneros) y sus aliados del Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona) y la Corriente Federal de Trabajadores, que integra Sergio Palazzo (bancarios), impulsaban de nuevo una huelga de 24 horas y una marcha callejera, en sintonía con la CTA kirchnerista, de Hugo Yasky, en contra de la Justicia, los partidos de la oposición y los medios “hegemónicos” que, a su juicio, crearon un clima propicio para el ataque a la Vicepresidenta.

“Ya nos movilizamos el viernes para repudiar el atentado, así que ahora hay que dejar que actúe la Justicia y en la CGT tenemos que retomar la agenda de los trabajadores para hacer nuestros reclamos específicos”, fue el argumento de los Gordos”, independientes y barrionuevistas. Esta mañana, Pablo Moyano comunicó la decisión de su sector de no insistir con la protesta.

CGT bonaerense
El sector mayoritario de la CGT frenó el viernes el paro con movilización que impulsaban moyanistas y kirchneristas

En un comunicado de prensa, la CGT destacó este mediodía que “el maravilloso debate desarrollado en la última reunión de Consejo Directivo y la decisión unánime de marchar a la Plaza de Mayo en defensa de la democracia dotaron de contenido y significación a la monumental demostración popular desarrollada en todas las ciudades del país”. Y agregó: “Las columnas de trabajadores organizados que marcharon bajo las consignas elaboradas en el seno de nuestra organización de defensa irrestricta de la democracia, condena absoluta al atentado, justicia independiente y terminar con el odio y la de violencia política mostraron nuevamente la fortaleza de la CGT en las calles”.

“Debemos mantenernos unidos para ponerle un límite social a la confrontación política”, afirmó la central obrera, luego de lo cual sostuvo: “Frente a la respuesta contundente de los trabajadores a la convocatoria efectuada y por las razones expuestas en la última reunión, corresponde dar por superada la reunión del Consejo Directivo convocada para el día de hoy, seguir la evolución de los acontecimientos y mantener el estado de alerta”.

José Luis Lingeri y Pablo Moyano
José Luis Lingeri y Pablo Moyano, en la última reunión de la CGT.

En el encuentro del viernes hubo un fuerte cruce Daer y Moyano, dos viejos enemigos que conviven forzadamente en la estructura cegetista. El líder de Sanidad argumentó que la CGT ya había decidido marchar ese día hacia la Plaza de Mayo y que una protesta como la que querían sus rivales podía contribuir a empeorar el clima político. Para el dirigente camionero, si no realizaban una fuerte medida de fuerza, que incluyera una movilización ante la Corte, “nos van a llevar puestos la derecha, la Justicia y los medios”. Daer le replicó que la mayoría de la central obrera “no compartía ese diagnóstico” y fue respaldado por la mayoría de los dirigentes del Consejo Directivo.

Para evitar que se formalizara una ruptura, se acordó reunirse nuevamente este lunes para analizar una medida de fuerza, que la coalición moyanista-kirchnerista quería que se concretara esta misma semana, el miércoles o el jueves. Sus adversarios estuvieron en contacto todo el fin de semana y acordaron oponerse de nuevo a esa idea. Finalmente, lograron su objetivo.

En el fondo, la alianza que controla la CGT no quiere adoptar como propia la agenda del kirchnerismo duro, que pone a la Justicia, los empresarios, la oposición y los medios como los responsables de los principales problemas que atraviesa el país, mientras que el moyanismo y la Corriente Federal defienden las mismas posiciones de La Cámpora y de Cristina Kirchner.

Para el sector dominante de la CGT hay que retomar “la agenda de los trabajadores”, como insistir ante el Gobierno en mantener las paritarias libres y actualizar el piso salarial del Impuesto a las Ganancias, mientras espera que se concrete la promesa del ministro de Economía, Sergio Massa, de devolverles a las obras sociales unos 21.000 millones de pesos hasta fines de año que están retenidos en el Estado. Ese dinero compensará el ajuste que se instrumentó en el presupuesto del Ministerio de Salud, que iba a determinar que desde octubre no quedaran fondos en la Superintendencia de Servicios de Salud para compensar los reintegros de las prestaciones de alta complejidad y medicamentos.

Esa delicada situación, según advirtió la central obrera, pondría al borde de la quiebra al sistema de obras sociales si desde el Gobierno no se brindaba una solución.

Sin embargo, Massa no les concedió a los sindicalistas ninguna solución rápida vinculada con las prestaciones por discapacidad en los rubros de transporte y educación, que representan casi un 70% de la recaudación del Fondo Solidario de Redistribución y que están desfinanciando a las obras sociales. El ministro de Economía, urgido por frenar el aumento del gasto público, propuso que se incorpore en el Presupuesto 2023 una partida especial para que las prestaciones por discapacidad sean financiadas por el Estado. Los dirigentes de la CGT afirman en privado que esa solución no les convence, pero cerca de Massa aseguran que le dijeron que están de acuerdo.