• Dólar
  • BNA $145.00 ~ $153.00
  • BLUE $284.00 ~ $288.00
  • TURISTA $239.25 ~ $252.45

19 C ° ST 18.27 °

Unión Radio 91.3 en vivo

España

Un toro fingió estar muerto y mató de una cornada al carnicero que lo iba a descuartizar

Cuando iba a rematar al animal, este se levantó del suelo y le dio varias cornadas. La víctima llegó con vida al hospital, pero horas más tarde murió de un par cardiorrespiratorio.

16 Septiembre de 2022 19.41

En la localidad española de Murcia, un toro mató de una cornada al carnicero que lo iba a matar para vender su carne tras una corrida. Santiago López Carcelén se había acercado al animal para asesinarlo con un puñal pensando que estaba muerto, pero este se levantó y le clavó los cuernos en varias partes del cuerpo, ocasionándole heridas mortales.

Rápidamente el carnicero fue trasladado a un centro de salud donde los profesionales, en principio, lograron salvarle la vida. Pero luego tuvo un paro cardiorrespiratorio y falleció.

Santiago intentó rematar a un toro con una puntilla, pero el animal le dio varias cornadas.
Santiago intentó rematar a un toro con una puntilla, pero el animal le dio varias cornadas.

López Carcelén estaba junto a su familia en la Plaza de Toros de Murcia, pero luego entró a los corrales para rematar a los bovinos. Según explicaron medios españoles, el animal llamado “Limpiador” tenía 472 kilos y aparentemente ya había sido rematado por una garrocha en las tradicionales corridas, por lo que el hombre creyó que estaba muerto.

Tal como contaron, al animal le habían clavado una vara larga con una punta de acero que atraviesa la médula dejándolo inmovilizado. Tras este acto de crueldad, el toro iba a ser retirado de la arena porque estaba lastima y lo iban a sacrificar. Es por eso que el carnicero se sorprendió cuando ”Limpiador” reaccionó, momentos después de que fuera devuelto durante la tradicional práctica.

Cabe mencionar que este método fue prohibido por la Organización Mundial de la Salud Animal en 2006 por ser considerado cruel e inhumano, aunque se sigue utilizando en el mundo de la tauromaquia.

“No tendría que haber entrado allí para nada”, se lamentó Sandalio Tornero, amigo del carnicero y propietario de un supermercado que se encarga de vender la carne de los animales asesinados durante el festejo.

Un grupo de protectores de animales lamentaron la muerte del hombre, pero solicitaron nuevamente que se prohíban las corridas de toros en España.