• Dólar
  • BNA $184.50 ~ $192.50
  • BLUE $383.00 ~ $387.00
  • TURISTA $303.60 ~ $316.80

30 C ° ST 32.49 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Estela de Carlotto contó la historia detrás de la restitución del nieto 131

El nuevo nieto restituido es hijo de Lucía Nadín, nacida el 13 de diciembre de 1947 en la ciudad de Mendoza, y Aldo Hugo Quevedo, nacido el 26 de noviembre de 1941 en San Carlos (Mendoza).

22 Diciembre de 2022 19.04

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, reveló detalles de la historia detrás de la restitución del nieto 131 durante una conferencia de prensa en la Casa por la Identidad en el Espacio Memoria y Derechos Humanos ex Escuela de Suboficiales de Mecánica de la Armada (ESMA).

El nuevo nieto restituido es hijo de Lucía Nadín, nacida el 13 de diciembre de 1947 en la ciudad de Mendoza, y Aldo Hugo Quevedo, nacido el 26 de noviembre de 1941 en San Carlos (Mendoza), dos militantes del PRT-ERP que se conocieron en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cuyo y fueron secuestrados en la Ciudad de Buenos Aires entre septiembre y octubre de 1977.

"La pareja permaneció detenida en el centro clandestino Club Atlético y El Banco. Por testimonios de sobrevivientes, pudo saberse que Lucía fue trasladada desde El Banco para dar a luz entre marzo y abril de 1978. Hay sospechas de que el parto podría haberse producido en la ESMA. Desde entonces no se supo nada más de la pareja ni del bebé", señaló De Carlotto.

 

"Todavía falta mucho"

 

La titular de Abuelas remarcó que "en estos 45 años de lucha hemos resuelto 131 casos" y que la organización seguirá "trabajando día a día con esperanza y con la convicción de que vamos a encontrar a nuestros nietos y nietas, que pueden estar en cualquier lugar del mundo".

"Se trata de un trabajo constante, silencioso, paciente y amoroso, pero todavía falta mucho, y el tiempo, lamentablemente, no se detiene", sostuvo.

De Carlotto recordó que en los últimos años "debimos despedir a muchas de nuestras queridas compañeras que no pudieron concretar el merecido abrazo".

"Nuestros nietos y nietas ya rondan los 45 años, y seguramente son hombres y mujeres con una vida construida, con su trabajo, saberes, amores, preferencias, deseos y familias constituidas. Las Abuelas les decimos que queremos sumar verdad a su historia. Que los y las esperamos con amor", concluyó.